El reflujo gastroesofágico ocurre cuando el contenido del estómago se vuelve a escupir o vomitar del estómago a la boca, y es muy común en bebés. La mayoría de los bebés con reflujo gastroesofágico, se muestran felices y saludables a pesar de que escupieron o vomitaron.

Escupir tiende a alcanzar su punto máximo a los 4 meses, y la mayoría de los bebés dejan de regurgitar entre los 12 y los 18 meses de edad. Si tu bebé vomita sin incomodidad y está ganando peso apropiadamente, entonces probablemente no haya más evaluación o pruebas necesarias sin embargo esto siempre debe ir bajo la supervisión de tu pediatra.

Por otra parte, en algunas personas el reflujo ocurre con tanta frecuencia y es tan grave que se convierte en un padecimiento llamado Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE). La ERGE ocurre cuando el reflujo causa síntomas problemáticos o complicaciones, tales como la falta de aumento de peso, hemorragia digestiva, problemas respiratorios o esofagitis.

Se puede desarrollar esta enfermedad a cualquier edad, sin embargo, existen algunas diferencias entre los síntomas de ERGE para bebés, niños mayores y adolescentes, por lo que una evaluación de pruebas diagnósticas determinará el tratamiento adecuado para cada caso.

Lo más importante que debe saber es que los niños con ERGE pueden llevar vidas normales y activas. Consulta a un gastroenterólogo pediatra para una revisión integral de tu(s) hijo(s).

Te puede interesar 7 formas de ayudar a mi hijo a tener hábitos alimenticios saludables