El estreñimiento se define, ya sea, como una disminución en la frecuencia de las deposiciones, o como la salida dolorosa de las mismas. Es muy común en niños de todas las edades, sobre todo, durante el entrenamiento para ir al baño y en niños en edad escolar.

En algunos lactantes, el pujo y las dificultades en eliminar la deposición (a menudo una suave) son debidas a su sistema nervioso inmaduro y a defecación descoordinada.

En los niños, el estreñimiento puede empezar cuando hay cambios en la dieta o en la rutina durante el entrenamiento en el uso de la taza de baño o después de una enfermedad. De vez en cuando, los niños pueden retener las heces cuando son renuentes a usar instalaciones sanitarias no familiares, como en la escuela o instalaciones que no son lo suficientemente limpias o privadas, son desencadenantes comunes para evitar las evacuaciones en este grupo de edad.

Una vez que el niño ha estado estreñido por más de unos días, las heces retenidas pueden llenar el intestino grueso (colon) y distenderlo. Un colon demasiado distendido no puede funcionar apropiadamente y se retienen más heces. La defecación se vuelve muy dolorosa y muchos niños intentarán retener las heces para evitar dolor. Las conductas de retención incluyen ponerse tensos, cruzar las piernas o contraer los músculos de piernas/glúteos cuando sienten la urgencia de defecar. Muchas veces estas conductas de retención se malinterpretan como esfuerzos para expulsar las heces. La retención de heces empeorará el estreñimiento y hará el tratamiento más difícil.

¿Cómo puedo saber si el estreñimiento es un problema para mi hijo?

  1. Si tiene heces duras o de poco volumen que son difíciles o dolorosas de pasar
  2. Si, de forma consistente, pasa días sin tener deposiciones normales
  3. Si tiene heces voluminosas que atascan el inodoro
  4. Otros síntomas que pueden acompañar al estreñimiento son: dolor de estómago, escaso apetito, irritabilidad, sangrado (desgarro de la mucosa en el ano por pasar heces duras).
  5. Conductas de retención: ponerse tensos, cruzar las piernas o contraer los músculos de piernas/glúteos cuando sienten la urgencia de defecar

Dependiendo de la severidad del problema, tu doctor puede pedirte estudios complementarios para determinar la causa.

El tratamiento del estreñimiento varía según la fuente del problema, la edad y personalidad del niño. Algunos niños pueden requerir sólo cambios en la dieta, tales como aumento en la fibra, frutas frescas o de la cantidad de agua que beben cada día. Otros pacientes pueden requerir medicación.

Es muy importante que, si identificas alguna situación de las antes mencionadas, consultes a un Gastroenterólogo pediatra para atención individualizada de tu(s) hijo(s).

Te puede interesar 7 formas de ayudar a mi hijo a tener hábitos alimenticios saludables