Como padres, es importante crear hábitos saludables en tus hijos desde que son pequeños, para disminuir las probabilidades de que tengan problemas de salud ahora o a futuro. En la publicación de hoy, te comparto diez acciones que sin duda aportarán valor a su vida alimenticia.

  1. Evita servirle porciones grandes de alimentos o bebidas para una comida o refrigerio. Comienza con cantidades más pequeñas de comida y deja que tu hijo pida más si todavía tiene hambre.
  2. No obligues a que se termine todo lo que está en su plato.
  3. Si tu hijo quiere alimentos o bebidas de un paquete, contenedor o lata, lee la etiqueta de información nutricional para ver qué cantidad equivale a una porción. Asegúrate de que la porción del empaque sea igual a la porción que refiere la etiqueta, así podrás evitar calorías, grasas y azúcares adicionales.
  4. Pon alimentos y bebidas saludables donde se vean fácilmente, y mantén los que tienen muchas calorías fuera de la vista; de preferencia evite comprarlos.
  5. Limita las comidas rápidas. Cuando vayan a un restaurante de comida rápida, anima a tu hijo a elegir opciones más saludables, como frutas en rodajas en lugar de papas fritas.
  6. Coman en la mesa en familia lo más a menudo que puedan, particularmente a la hora de la comida. Evita comer con prisas o en el camino hacia algún lugar.
  7. Evita que coman delante de la televisión, computadora o algún otro aparato electrónico, ya que eso afecta el proceso digestivo, así como su sensación de saciedad.
  8. No ofrezcas alimentos que le gustan a tu hijo como premios cuando estés tratando de animarle a practicar hábitos saludables. Prometer a tu hijo un postre rico si come sus verduras, le envía un mensaje de que las verduras son menos valiosas que el postre.
  9. Ayuda a tu hijo a encontrar actividades sencillas y divertidas que puede hacer en casa acompañado o por su cuenta, tales como: saltar la cuerda, jugar a la pelota, practicar básquetbol o algún otro deporte, andar en bicicleta (usando un casco), etc.
  10. Limita el tiempo frente a la computadora, televisión, teléfono celular y otros aparatos similares a dos horas máximo al día.

Te puede interesar 7 formas de ayudar a mi hijo a tener hábitos alimenticios saludables